Fiscal “buena gente”

Notas vecinales

Revisando la web de algunos medios de información me encontré con esta noticia que fue propalada el miércoles último por 24 Horas de Panamericana TV. Esto no es broma, es real. Lo consigno para que los lectores saquen sus propias conclusiones y estén advertidos. Lo resumo de la manera siguiente: Un avezado delincuente es identificado y capturado por la policía por posesión de droga. El sujeto es llevado a la comisaría de Puente Piedra, en donde él mismo, sin saber exactamente por qué está allí, confiesa ante cámaras que es por haber matado, en mayo pasado, a su padrastro de una cuchillada en el estómago. Sin embargo, este sujeto, una vez pasado a la fiscalía de turno es liberado por el señor fiscal aduciendo que la cantidad de droga encontrada no representa mayor problema, porque es para su consumo. La policía le reclama al señor fiscal que se trata de un delincuente prontuariado, y que él mismo ha reconocido que asesinó a su padrastro el mes pasado. Sin embargo, el señor fiscal, nones. No da su brazo a torcer y dispone su libertad “cuanto antes”.

La decisión del fiscal y en otros casos de un juez, no es un lapsus, es la constante: la policía captura delincuentes y los fiscales y jueces los terminan liberando. Los jueces tienen facultades discrecionales, pero lo que parecen no tienen es sentido común.  Y así el nuevo Código Procesal Penal — al que muchos magistrados ven como la panacea o el elixir que acabará con todos los males del Poder Judicial–, dispone que el encargado de la investigación es el Ministerio Público y no la Policía Nacional.  Una situación de locos, absurda, por donde se le mire. ¿Para esto?  Pero mejor veámoslo.