El reto de Keiko

15 Ene
Cilloniz se puso la camiseta naranja en las elecciones pasadas. Keiko puede capitalizar este triunfo. (Foto Correo)

Cilloniz se puso la camiseta naranja en las elecciones pasadas. Keiko puede capitalizar este triunfo. (Foto Correo)

Malas Costumbres

En realidad no sé si llamarlo el reto de Keiko Fujimori o de Fuerza Popular (FP), su partido, pero que hay un reto por delante para uno y otro, lo hay. Veamos por qué y de qué tipo. Keiko Fujimori encabeza las encuestas desde hace buen tiempo. Las elecciones pasadas del 2011 disputó con Ollanta Humala la segunda vuelta, pero perdió. En las elecciones del 2016, que todo indica serán súper reñidas, Keiko podría pasar también a la segunda vuelta. Pero eso no le asegura el triunfo. Mucho depende del trabajo que realice desde ahora, pero también de la estrategia que desarrolle en su momento.

Por lo pronto, ha sido un acierto para Keiko y sus seguidores cambiarle el nombre y contenido a su partido, pasando de llamarse “Fuerza 2011”, que era a todas luces un nombre coyuntural, por el de “Fuerza Popular”, ir dotándolo de un perfil propio, pero sobre todo, tratando de sacudirse de ese karma negativo de corrupción que le imputan al gobierno de su padre, así como el recorrer el país con el fin de organizar a sus bases.

Este esfuerzo le está costando mucho, sin duda. Pero se ha visto recompensado en las recientes elecciones regionales donde FP obtuvo la presidencia de 3 regiones importantes, como son: Ica, San Martín y Pasco, lo que da a esa agrupación presencia nacional, muy por encima de agrupaciones tradicionales como el APRA, Acción Popular y el PPC, para solo mencionar tres de las más antiguas pero cuya vigencia y presencia se ha reducido a su mínima expresión. Los siete candidatos del APRA a las presidenciales regionales, por ejemplo, perdieron en todas, incluyendo su base natural, La Libertad, con lo cual se terminó de derrumbar el ya agrietado “sólido norte”. AP ni hablar, solo consiguió unas cuantas municipalidades, mientras que el PPC terminó igual de mal y, encima, con una tremenda bronca interna.

En realidad, FP pudo haber ganado en Cajamarca y jugar un mejor papel en Lima, pero movió mal sus fichas. En Cajamarca debió unir fuerzas con la gente de Absalón Vásquez, con lo cual la votación a favor de Osías Ramírez o del propio Absalón se habría potenciado al máximo, porque, como sabemos, una cosa es la suma matemática de los porcentajes y otra la “suma política” que hace que una fuerza se triplique o cuadriplique al máximo. Y en el caso de Lima, la estrategia de FP fue un desastre, pues optó por apoyar al alcalde de La Victoria, el arquitecto Alberto Sánchez Aizcorbe, que tenía poco que mostrar y perdió, cuando pudo intentarlo con el carismático regidor de Lima Fernán Altuve, que estoy seguro hubiese catapultado la imagen de FP a mayores niveles en la votación.

Pero bueno, lo importante y el reto ahora para FP está en demostrar que con los tres gobiernos regionales que posee se pueden hacer muchas cosas positivas por cada región y por el país, a pesar de las limitaciones presupuestales que tengan y las zancadillas políticas que nunca faltan. Mostrar la diferencia y hacer las obras que sus poblaciones demandan. Hacer bastante y bien en poco tiempo, y tomando en consideración también, ¿por qué no? que ya estamos en 2015, y que éste como el próximo serán años electorales.

En el caso de Ica, el empresario Fernando Cillóniz, flamante ganador en estas elecciones, ha dicho que su gestión se abocará a tratar de solucionar el problema de la falta de agua potable que carece este departamento, a pesar de ser considerado uno de los más prósperos del país, para el cual ya existe el proyecto diseñado y presupuestado para construir la represa del río Tambo.

Es lógico pensar que si desde ahora FP, con Cillóniz a la cabeza, avanza con fuerza en tratar de solucionar estos serios problemas, la figura de Keiko se verá indirectamente beneficiada y FP tendrá algo concreto que mostrar en las elecciones presidenciales del 2016. Y la situación será similar en las otras dos regiones.

En San Martín, le corresponde al flamante presidente regional, Víctor Noriega, hacer lo propio impulsando fuertemente el turismo y dejando de quejarse de la falta de presupuesto o de echarle la culpa a su antecesor por obras inconclusas. E igual papel le toca cumplir al ing. Teódulo Quispe Huertas, quien pese a ser víctima de amenazas, deberá afrontar el reto de sacar adelante a su región.

En síntesis, sería un avance significativo si de acá a las elecciones del 2016, esas regiones avanzan en sus objetivos, pues podrían convertirse en pequeños “laboratorios de éxito” de lo que podría ser un futuro gobierno de Keiko Fujimori. El reto está planteado. Todo depende si hacen bien las cosas y, llegado el momento, se difunden mejor. Pero primero, lo primero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: