¿Quién para la bulla?

8 Nov

ruido[1]Malas Costumbres

No me refiero a la bulla de las bocinas de los  vehículos, a los gritos de los tricicleros, u otros ruidos  etc. Me refiero a la música a alto volumen y a la bulla callejera nocturna, descontrolada, esa que no deja dormir o descansar. “Contaminación sonora”, le llaman los “expertos”.  Sobre esto he escrito anteriormente. Sino me equivoco, hace más de un año, en este mismo espacio y refugio. Y el resultado es el mismo: la autoridad no existe, está pintada. “Nancy que Bertha”, como dirían los jóvenes, es decir NADA.  Pero persistiré, más como una experiencia y una catarsis que otra cosa.

Son las 4 de la mañana cuando el ensordecedor ruido de música que proviene de un edificio vecino (ahora abundan en San Miguel, donde vivo) me despierta. Esta empezó a eso de las 10 de la noche aproximadamente y que continúa sin parar. Veo a mi mujer despierta mirando la tele porque el ruido infernal de la música a todo volumen, le impidió dormir. Después nos enteramos que mi nieto y mi hija, que viven al lado, tampoco pudieron hacerlo. Me imagino que similar situación están pasando otros vecinos. Entonces, mi mujer llama al Serenazgo e informa lo que está ocurriendo.

El sereno que atiende el teléfono le pregunta su nombre, dirección, teléfono y la dirección donde proviene el ruido. Mi mujer le dice que es de uno de los edificios de departamento cercanos a tal o cual calle. Es más, le da la probable ubicación, porque a esa hora no va a salir para identificar de dónde exactamente proviene el ruido. Media hora después o un poco más, aparece la camioneta del Serenazgo, pero, ojo, no para buscar el lugar de donde proviene la música, que a esa hora de la noche es fácil de ubicar y se escucha con más claridad, sino para tocarle la puerta al denunciante (como si fuéramos los únicos) y ¡Oh maravilla!! volvernos a interrogar. Si éramos nosotros los que habíamos llamado. Pedirnos nuestros nombres, apuntar la dirección y la “naturaleza” de la queja. Y, nuevamente: “Dígame señor, ¿sabe de qué dirección proviene la música, dónde es la fiesta?…” “Oiga, no la sienten, no la están escuchando”, les respondo. “Sí claro, ahora vamos para darles unas recomendaciones”…..”¿Recomendaciones? Llámenles la atención, es su deber, su obligación. Ellos están en falta, no están respetando el derecho de los vecinos, sólo están viendo sus intereses, lo que les conviene. Eso es una falta de respeto, un abuso…., así que aquí ustedes no deben darles recomendaciones, sino obligarlos a respetar al vecindario”.

Después de esta experiencia, cuando son las 5.30 de la mañana me doy cuenta que la música ya no se escucha tan alta, más bien” agoniza”. Pero no por las “recomendaciones” de los serenos, sino por el cansancio de los fiesteros, que finalmente se dan cuenta que ya amaneció y hay que regresar a casita. Esa es la rutina, pasarla bien. Los vecinos que no pudieron dormir, el enfermo que suma a su dolor el no poder conciliar el sueño, el niño que se despertó varias veces,  nada de eso importa.”Para nosotros los fines de semana son año nuevo. Los demás, que se jodan”. Eso parecen decir.

¿Qué debemos extraer de todo esto? ¿Quiénes son los culpables de que esto ocurra? Que yo recuerde, nada de esto pasaba antes en San Miguel, distrito donde vivo cerca de 30 años. Y esto en gran parte es culpa de nosotros mismos por permitirlo. No enfrentar a esos vecinos faltosos, que no hacen caso cuando se les llama la atención y se les trata de persuadir. Pero también es culpa de las autoridades ediles. Corresponde a ellas aprobar una ordenanza que empodere a los serenos, que están en total desventaja, ya no solo frente a los delincuentes, al no poder portar armas, sino frente también a los vecinos abusivos e irrespetuosos. Una ordenanza que no solo llame la atención, señale pautas y multe a los bullangueros y violadores de las normas, sino que permita a los serenos y a la policía (ya no solo a los fiscales o jueces de paz), en casos  extremos, reiterados y desafiantes, utilizar la fuerza, aplicar el descerraje de la vivienda donde se genera la música a todo volumen o se ocasionen escándalos diversos. Y coordinar también en el acto, si fuera el caso, con la empresa de electricidad, el corte del fluido eléctrico, por el tiempo que sea necesario. Por supuesto, todos los gastos que ocasionen estos ajetreos para poner orden serán asumidos por el propietario o inquilino del inmueble o ocasionador del daño. No queda otra. Porque debemos ser claros, si no ponemos coto a estas tropelías de algunos vecinos faltosos y prepotentes, aun cuando algunos podrán calificar de “asuntos menores” “nimios” y “sin mayor relevancia”,  perdemos como distrito, como sociedad. Si no establecemos el respeto “al otro”, poco a poco estaremos cediendo al abuso de nuestros derechos, porque después será demasiado tarde. A eso no debemos llegar. Estamos a tiempo. Más aún cuando el boom de la construcción y la movilidad social, ocasionan, como está ocurriendo en muchas zonas, un choque de hábitos y costumbres que debemos manejar con responsabilidad, y es el papel de las autoridades el dar directivas, marcar rumbos y predicar con el ejemplo. Es mi opinión, salvo mejor parecer.

Anuncios

2 comentarios to “¿Quién para la bulla?”

  1. Alfonso Lino 8 de noviembre de 2014 a 4:00 pm #

    Chacho,,

    El problema de los buyanqueros es que no hay autoridad, no existe la policia o serenazgo o quien sea de la municipalidad que ponga orden.

    En otros paises como por ejemplo USA, si alguien hace buya y llaman a la policia, esta se apersona de inmediato y hace que termine la buya o se lleva preso a los que estan en la casa en cuestion. Asi de simple, es que hay autoridad, que no la tenemos aca, donde cada uno hace lo que le da la gana.

    • Victor (Chacho) Cortés 27 de noviembre de 2014 a 9:24 am #

      Efectivamente, así es allá y en muchos países de Europa. Es un clamor la falta de autoridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: