Nadie saca a La Parada

13 Abr

Ojo Avizor

La Parada: De vuelta al barrio (F. Internet)

La Parada: De vuelta al barrio (F. Internet)

 

La Parada ha vuelto. Con un zas del juez Malzon Urbina hizo retroceder el reloj de la historia. Le bastó dar el visto bueno al hábeas corpus presentado por un grupo de comerciantes de ese lugar, para doblarle el pescuezo a las autoridades de Lima y que todo vuelva a fojas cero, es decir al punto inicial.

Su decisión puso contra la pared no solo a la autoridad local, sino al propio Ejecutivo. De nada le sirvió al ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, el piteo. Menos la protesta de la alcaldesa Villarán y cía. El juez ni siquiera se dio por aludido. Ni el presidente Ollanta Humala fue capaz de hacer algo para salvar a su ministro ni a su amiga Susana. Lo único que pudo hacer antes de viajar a China fue reunirse en Palacio con algunos de sus ministros y los titulares del ministerio Público y del Poder Judicial, “para examinar la situación”. ¿A qué llegaron? Absolutamente a  nada. Tomaron el pulso a la situación y punto. Ahí quedó. Y para poner la cereza sobre la torta, luego de la reunión, el titular del PJ, Enrique Mendoza, se animó a dar una conferencia de prensa en la que, además de lanzar su perorata sobre la “independencia de los poderes”, el “estado de derecho” y la actuación de los jueces “de acuerdo a ley y al dictado de su conciencia”, etc., etc., terminó dándole la razón al juez Urbina la Torre. Después de todo, qué otra cosa le quedaba al pobre juez Mendoza, sino proteger a su representado. Total, otorongo no come otorongo.

Por supuesto, el magistrado ¡feliz! se despachó a su antojo por todos los medios de comunicación. No escatimó en llegar a los sets de televisión y cabinas de radio. Tampoco se negó a recibir a uno tras otro reportero durante varios días. Hasta se dio el lujo de mostrar por dentro su casa y presentar “en sociedad” a su multifacética esposa. En tanto, su fallo –un texto de 60 páginas y cuyos detractores dicen que es un mamarracho legal lleno del citas literarias y referencia a situaciones que poco o nada tienen que ver con aspectos jurídicos–, se mantiene vigente, intacto. En éste, el tremendo juez le da la razón a los comerciantes de La Parada sobre una presunta violación de su “libertad individual” o cosa por el estilo.

Es más, y como era previsible, después de la batahola que se armó, tanto los procuradores del Interior como de la comuna de Lima y de La Victoria han presentado sendas apelaciones contra el fallo y que están aún por resolver, mientras la OCMA –la oficina de control de los magistrados– ha puesto bajo la lupa al controvertido juez Urbina y el Consejo Ejecutivo del PJ lo ha sancionado por 30 días, aunque no queda claro si es por este caso u otro anterior, ya que éste tiene antecedentes por fallos polémicos y actuaciones dudosas, pero que sin embargo se ha mantenido en su puesto por su habilidad, favor o sabe Dios por qué otro motivo, razón o circunstancia.

En tanto, en los exteriores mayoristas y minoristas comenzaron a ocupar el mercado y a atender a cuanto visitante llega a comprar. La situación no ha variado durante todo estos días. Por el contrario, va en aumento. Por lo pronto, ya van 567 puestos ocupados de los 744 que posee dicho mercado, y todo indica que el prometido parque con grandes zonas de recreo y de restaurantes, etc., quedará en el recuerdo, igual que la “tierra prometida” en Santa Anita para los comerciantes minoristas, pues todo  ha vuelto a fojas cero, al menos, por un buen tiempo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: