Revocación: lecciones por adelantado

17 Mar
Un proceso con enseñanzas (F. Internet)

Un proceso con enseñanzas (F. Internet)

Malas Costumbres

Lima 17 mar. 2013. Y llegó la hora. Hoy la población de Lima saldrá a emitir su voto por el Sí o por el No. Hoy dirán si Villarán y su equipo se quedan o se van. Dejan o no el municipio de Lima o continúan. Esa son las dos únicas alternativas que existen. Yo estoy por la primera opción. Básicamente por dos razones: por su ineficiencia en la administración y manejo de la ciudad, y porque no estoy interesado en fortalecer y convertir en una alternativa de gobierno, de acá al 2016, a la izquierda variopinta. Pero no por una concepción macartista o persecutoria a ese sector político, al que conozco y del que me alejé hace buen tiempo. Sino porque no creo que la izquierda peruana sea aún una izquierda democrática como en Chile u otros países. Sigue aferrada a concepciones estatistas, populistas y asistencialistas, y en otros casos, a concepciones violentistas que están detrás y que significarían un enorme retroceso para nuestro país.

Tengo claro que si el Sí logra vencer al No lo hará por un margen pequeño, pero suficiente para demostrar que el descontento con la gestión de Villarán no es un invento de los revocadores “corruptos y mafiosos”, sino un malestar real, existente. Será, además, una clara lección a los partidos políticos que apoyaron a Villarán. Demostrativo, una vez más, de cuán alejados están de lo que la mayoría de la población cree, piensa y siente. Y, adicionalmente, será la confirmación de lo que venían reflejando las encuestas desde el principio, aun cuando la tendencia haya sido, en los últimos tiempos, el declive del Sí y  la subida del No. De ocurrir ello, estoy seguro que no habrá un descalabro, una hecatombe ni un desgobierno en Lima. Más bien, en poco tiempo Lima retomará su cauce de más obras y más participación. Y más compromiso con la ciudad para que esta mejore.

Me arriesgo en señalar, sin embargo, que el No tiene más posibilidades de ganar que perder. Lo percibo. Obviamente es una hipótesis. En las próximas horas o días se sabrá con certeza. De confirmarse las razones podrían ser las siguientes. Primero, porque la política en nuestro país (y probablemente en muchos otros también) sigue siendo antropomorfa. El No tiene a Villarán como figura. En cambio por el Sí solo tenemos una incógnita. Un signo de interrogación. Un casillero en blanco. No hay un líder y mucha gente recién se dará cuenta de esto al ir a las urnas. Que se trata de la evaluación de una gestión y no de “una elección”, tal  como ocurre en otros países, en donde además de revocar a la autoridad en cuestión, se elije a una nueva al mismo tiempo.

Segundo, porque relacionado con lo primero, la revocación en el Perú resulta complicada y enmarañada. Una ley controvertida y cuestionada. Porque eso de que termina siendo alcalde el accesitario del mismo partido o que tendremos cuatro alcaldes en dos años, etc., etc., obviamente ha llevado a muchos a desestimar la revocatoria y a señalar: “mejor que se quede la tía, si apenas le faltan dos años para que termine”. La gente no se complica la vida, porque además se resiste a ir a cuanta elección se convoque, y menos, en corto tiempo.

En tercer lugar, porque ambos factores fueron hábilmente incorporados y utilizados en la estrategia desarrollada por Villarán y cía. cuya campaña ha contado adicionalmente, con billeteras generosas de empresarios, el apoyo de una mayoría de grupos políticos, incluyendo el Movadef, y un grupo de hábiles y experimentados publicistas y marketeros que supieron aprovechar todos estos argumentos, para rescatarla del subsuelo de aprobación en que se encontraba, utilizando para ello a personajes destacados y mediáticos de la cultura, deporte, política, etc., etc., y levantarle la imagen a la alcaldesa presentándola como la Kina Malpartida que se enfrentó a las mafias del transporte y de La Parada.

En cuarto lugar, creo que otra razón ha sido que en las filas del Sí no solo hubo carencia de una figura carismática y persuasiva, sino un alto grado de desorden y descoordinación. Marco Tulio Gutiérrez carece de ese “ángel” que se requiere en lides de este tipo, además de cometer una serie de desatinos en sus declaraciones. En tanto, Castañeda siguió mudo y tras bambalinas. La única rescatable  fue la abogada Patricia Juárez quien con aplomo, serenidad y soltura se batió con todos los del No que le salieron al frente. Pero su figura comenzó a despuntar tarde, prácticamente cuando ya el tren estaba en marcha.

La última muestra de ese desorden en las filas del Si fue la participación en la llamada “Exposición de Motivos”. Mientras los del No, mejor organizados, lograron adueñarse del escenario, dos de los expositores del Sí no aparecieron y Patricia Juárez, quien tuvo una buena performance, fue literalmente echada del escenario. Ese desorden fue aprovechado durante la última semana por los voceros del No para afirmarse y mostrar que “eso le espera a Lima si gana el Sí”, es decir, el desorden.

Sin embargo, creo que aún cuando Villarán y compañía puedan librarse de la revocación, la gran enseñanza a rescatar de todo este proceso será, de aquí para adelante, que ella y su equipo tendrán que desterrar la soberbia y la autosuficiencia, y trabajar derecho.  Entender que la revocación no fue producto de “una campaña orquestada por la oposición desde el primer día que asumí el cargo” o algo “que nosotros no la buscamos”, sino resultado de un descontento motivado por ella misma y su mala gestión. Si la valla que le había puesto Castañeda fue muy alta, debió entonces tratar de saltarla haciendo mejores obras y no paralizarlas y echarle lodo de críticas, como pretendió hacerlo ¡eso sí! desde un primer momento.

De todas maneras, sea como fuere el resultado, la revocación por sí misma es un triunfo, porque ha logrado poner en la picota a quienes se sentían seguros en sus puestos. Pero mayor triunfo si consigue que éstos, que estuvieron a un paso de la “guillotina” política, logran enmendarse y hacer las cosas bien, en cuyo caso Lima habrá ganado en ciudadanía.  Ojalá así fuera.

—–

Pd.- Después de un largo periodo de alejamiento de mi blog por motivos personales y familiares, he decidido retomarlo. Lo hago con la mejor disposición y dispuesto a mejorarlo. Pero también en un momento importante para Lima en donde no podía estar ausente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: