Costa Verde: cuando las molestias no interesan

10 Dic

Malas Costumbres

Congestión por obras en Costa Verde (F.Andina)

Congestión por obras en Costa Verde (F.Andina)

Lu10 dic. 2012. Normalmente, una ciudad que se precia de serlo organiza y planifica con antelación sus actividades. Ese papel les toca cumplir a  sus autoridades, que están obligadas a no improvisar sino a hacer estudios propios y a recoger de las experiencias ajenas, de otros países y ciudades más avanzadas y desarrolladas, todo ese bagaje, para aplicarlo a nuestra realidad. Claro, no a pie juntillas ni copiando por copiar, sino examinando paso a paso lo que resulte posible hacer y siempre, por supuesto, consultando con especialistas, para extraer lo mejor a nuestra realidad.

Esta es una práctica mundial y a nadie se le puede acusar de ser copista ni faltos de imaginación o creatividad, pues permite ahorrar tiempo (“quemar etapas”) y dinero, siempre y cuando sean bien concebidas. Pero sobre todo, permite avanzar a una sociedad y hacernos más civilizados.

Sin embargo, aquí en el Perú, las cosas parecen hacerse al revés. Es más, hasta nos olvidamos que existe el sentido común, “el más común de los sentidos” y  caemos en la improvisación y mostramos ineficiencia.

¿Sabe algo de esto la alcaldesa de Lima, Susana Villarán? Por supuesto que sí. ¿Entonces por qué repetir los mismos errores de muchos? Porque no otra cosa se puede pensar respecto a esa decisión totalmente equivocada de cerrar un tramo de la Costa Verde (San Miguel y Magdalena) justo en víspera de iniciarse la temporada veraniega. Y no solo eso. En víspera de iniciarse la competencia mundial Rally Dakar, que justamente comenzará el 5 de enero en la zona de la Costa Verde de Magdalena. ¿Alguien me puede ayudar a entender, por favor…?

Afirmar como lo hace Villarán, a través de la boca del gerente general de Emape, Rafael López, que el cierre no afecta tanto porque son dos distritos que no convocan bañistas porque aún no tienen playa, es una verdad a medias. O señalar que el volumen de vehículos que transitan por la Costa Verde (45 mil aprox.) es el mismo durante todo el año, es también otra media verdad.

Es difícil creer que el volumen de vehículos que circulan por la Costa Verde sea el mismo todo el año. Y si así fuera, la cantidad de público que llega a ese lugar por otros medios no es definitivamente el mismo. Es más, esos 45 mil vehículos o más, inevitablemente circularán por la parte superior, con lo cual la congestión será inevitable en las calles y avenidas.

Es obvio que la medida de cerrar dicha vía en víspera del verano no es la más acertada. Es como si se pretendiera reparar colegios en pleno periodo de clases. O hacer un puente en plena temporada de lluvias.

No dudo que el proyecto de esta primera etapa puede ser magnífico (en otro momento tocaré el asunto de los buses en la CV). Probablemente el mejor de todos. El que lleve definitivamente a uniformizar o estandarizar toda la Costa Verde (a propósito ¿se construirán espigones para que Magdalena y San Miguel tengan playas? ¿O serán como La Herradura, con malecón y sin playa?), como lo son por ejemplo el balneario de Río de Janeiro, Acapulco o Cancún, y no ser un mosaico informe en donde cada municipalidad del litoral ha hecho lo que ha querido y podido. Me imagino que así ha sido concebido y así debería ser. Me imagino que para la segunda etapa se habrá pensado también en ampliar la vía en el tramo que corresponde a los distritos de San Isidro, Miraflores, Barranco y Chorrillos. O en reubicar los clubes de playa de Miraflores (Waikiki, Terrazas, etc.) construidos prácticamente sobre la pista y que si bien fueron pioneros junto con el “Restaurante Costa Verde” al abrir la Costa Verde al mundo, hoy su ubicación resulta obsoleta y afectará definitivamente lo que se pretende hacer. Es posible pensar que en su segunda o tercera etapa, el proyecto corrija también todo lo mal hecho en Barranco y Chorrillos. Todo eso es posible y está bien que se haga. El problema estriba, sin embargo, en el momento en que se comienza a hacer la obra. Por último, me pregunto, por qué si la aprobación de los expedientes demoró tanto tiempo, por qué no esperaron siquiera unos días más, hasta pasado el Dakar 2013, es decir luego del 5 de enero, para comenzar las obras. Total las críticas serían las mismas. El móvil definitivamente es político. Villarán sabe que debe mostrar obras para revertir la revocatoria. Sabe también que si logra esto se le abren las puertas para un segundo mandato municipal ¿O a la Presidencia? Entonces, ahí sí los tiempos cuentan y las molestias no interesan. Total, son pasajeras y da igual.  Así de simple.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: