Caso empresario Llanos: Tiene razón pero…va preso

14 Nov

Ojo Avizor

por Chacho Cortés

Luis Miguel Llanos. De víctima a victimario (F.Internet)

El joven empresario Luis Miguel Llanos Carrillo cometió la más grande imprudencia de su vida el 27 de diciembre del 2011: salvar a su enamorada Andrea Voto-Bernales de un atraco y matar a los dos delincuentes que pretendían secuestrarla y robarle su vehículo. ¡No! me equivoco. Su más grande imprudencia o desatino fue haber estudiado artes marciales y ser un experto en armas. Claro, porque de no serlo, no hubiera llegado a tanto y tan lejos. Al extremo de generar un expediente de más de 3 mil páginas y obligar a la fiscal Isabel Huamán García a romperse los sesos estudiándolo para llegar a la conclusión de que el señor Llanos, no es (para ella) tan llano como dice, sino “ampuloso”, “desigual” al no actuar en defensa propia sino cometer “homicidio simple”.

¿Qué significa esto?  Cualquiera lo entendería como un “simple homicidio”, algo así. Muerte “a dos angelitos” por error. Pero no se equivoquen. En el lenguaje de los co-jurídicos, que siempre andan renovándose y actualizándose (“robo agravado”, robos menores, medios, altos, catastróficos, etc., etc.,) el homicidio simple significa doloso, es decir intencional. En pocas palabras, el señor Llanos mató a los señores delincuentes a propósito. “Con premeditación, alevosía y ventaja”. Porque así lo quizo y se dio el gusto de hacerlo. Se extralimitó valiéndose de sus conocimientos de armas y su dominio del karate. Por eso ahora es el malo de la película.

Mejor hubiera sido si Llanos se quedaba quietecito y dejaba que las cosas pasen, fluyan, y no cayera en la imprudencia. Sin duda, la situación sería hoy distinta. A lo más, los facinerosos le hubieran descerrajado un tiro primero a él o a su novia, no sabemos. O quizá hubieran secuestrado a la joven y llevado el vehículo. Él habría ido a la comisaría de Miraflores a sentar la denuncia y la policía le hubiese pedido, como es habitual, “una colaboración” para echar a andar el patrullero y seguir a los señores delincuentes. O quizá, con alguna influencia a su favor, medio escuadrón de la SUAT de la PNP estaría hasta hoy buscando a la joven. O quizá, para ser más optimista, la familia hubiese aceptado en silencio pagar el rescate de Andrea. Y ella estaría de vuelta a casa, “sana y salva”. Él dedicado a sus negocios. La camioneta…bueno, quizá hubiese sido reemplazada por otra del año. Total “aquí lo que vale no es tanto las cosas materiales, sino la vida misma”. ¡Ah! y por supuesto, los señores delincuentes estarían vacacionando. O quizá planeando otro de sus “trabajos”. La señora fiscal ni se había molestado en ver el expediente, porque simplemente no existiría. Más bien, estaría escudriñando otro sesudo expediente y resolviéndolo “de acuerdo a ley”. Y claro, lo más importante, la sociedad seguiría su marcha normal.

Pero no, Llanos hizo lo contrario, es decir hizo lo que no debía hacer. Desafió a lo que podríamos llamar la “ley de la gravedad social”. Cometió la terrible imprudencia de matar a dos facinerosos que no usaron sus armas (apenas tuvieron la intención). Las tenían pero solo eran para asustar. Es más, ni siquiera pretendían secuestrar a la joven Andrea. Eso es una exageración. Solo querían llevarse el vehículo y utilizarlo para un robo menor y pasearse un poco. Darse su gusto. Sentirse, por unas pocas horas, dueños del mundo. Eso es todo. Después lo dejarían en algún lugar y ahí acababa la historia.

Pero no. Se encontraron con el “desalmado” de Llanos que los mató. Se ensañó con ellos. ¡Vaya abuso! ¿Acaso no es eso extralimitarse, pasarse la raya de la “legítima defensa”. Raya, ¿límite de la defensa propia? ¿cuál es ese límite? ¿la proporcionalidad? ¿no es que ya no existía eso, ya había pasado de moda?

Por eso insisto. De no haber cometido esa cadena de imprudencias, hoy Llanos Carrillo no estaría pasando el terrible drama, la tremenda angustia y dolor de ser él el denunciado por ese brazo “justiciero” que es el Ministerio Público. Y lo que es peor, próximo a ingresar a ese terrible laberinto, callejón oscuro y (hasta) sin salida que es el Poder Judicial en nuestro querido país. Una verdadera máquina trituradora del que muy pocos escapan. Pero no perdamos la esperanza. Así como la fiscal Huamán es una “proba y excelente magistrada” con una “hoja de servicios impecable”, en la judicatura deben haber otros. Quizá menos excelentes, menos probos, pero efectivos, que puedan terminar con esa pesadilla de Luis Llanos de tener la razón…pero de todas maneras, ir preso. Un verdadero absurdo.

Anuncios

6 comentarios to “Caso empresario Llanos: Tiene razón pero…va preso”

  1. Alfonso 21 de noviembre de 2012 a 9:37 am #

    Excelente relato del caso de Luis Llanos.
    Una vez mas se demuestra con este caso que el poder judicial debe ser reorganizado y enviar a su casa a tanto inepto y corrupto
    Si mal no recuerdo, los presidentes Toledo y Garcia en algun momento se pronunciaron respecto a lo mal que esta el pider judicial, y claro, inmediata mente se rasgan las vestiduras y se manifiestan como que son un poder independiente, probos, excelentes en su trabajo, honestos, en fin se hechan flores.
    Cuando tendremos un gobierno que los botw a patadas por todas las barrabazadas que cometen a diario ??

    • Victor (Chacho) Cortés 22 de noviembre de 2012 a 12:41 am #

      He llegado incluso a pensar que se hizo mal en convertir al PJ en un Poder del Estado. Demasiado para tan poco.

  2. Javier Mantilla 24 de noviembre de 2012 a 12:20 pm #

    Y lo peor de todo es que la vida continúa, la gente gritará un poco y después lo van a dejar solo a merced de las hienas de nuestro sistema judicial.

    Excelente descripción de los hechos, felicitaciones Chacho!

    • Victor (Chacho) Cortés 25 de noviembre de 2012 a 10:45 am #

      Así es. Ya sabemos que debemos cuidarnos y no pretender imitar al señor Llanos, corremos mayor peligro.

  3. Olga Barco 25 de noviembre de 2012 a 8:27 pm #

    Es decepcionante tener esa clase de magistrados, como muchas otras cosas en nuestro país dónde parece el mundo al revés !!!, la pregunta es: ¿Hasta cuándo ??, seguramente nuestros abuelos se preguntaron lo mismo, luego nuestros padres y ahora nos toca, qué podemos hacer ??

    • Victor (Chacho) Cortés 26 de noviembre de 2012 a 5:59 pm #

      Asi es, decepcionante, es la palabra. Difícil encontrar una respuesta a qué se puede hacer. Quizá aplicar la “doble sanción” al magistrado que actúa mal de acuerdo a un récord, podría ser una de las alternativas. Es decir, si por ejemplo, se descubre que un juez liberó a un delincuente o le fijó una pena más benigna cuando no se justificaba, y hay varios casos en los que actuó en forma similar, dicho juez no solo debería ser destituido sino procesado, y merecedor del doble de la sanción del caso de mayor sentencia impuesta por él. Una acción sumamente drástica, sin duda. Pero bueno, algo debe hacerse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: