Boom de huecos

4 Nov

Ojo Avizor

por Chacho Cortés

Av. Escardó. En pleno crecimiento

Do. 04 oct. 2012. Para nadie es novedad que uno de los tantos problemas que padece el país, pero principalmente Lima metrópoli, es el mal estado de sus pistas. Lima es una ciudad llena de huecos y baches que terminan destrozando los vehículos y reduciendo su vida útil. Pero también afectando a los peatones y el ornato de la ciudad, con lo cual se afecta también la calidad de vida. Sin embargo, eso parece no importar a nadie.

Sin duda son varios los factores que contribuyen en estos tiempos a este deterioro de las pistas. Por un lado está el crecimiento descomunal del parque automotor que hoy sobrepasa facilmente el millón de vehículos. Un segundo factor es el boom de la construcción que da lugar a la presencia de una gran cantidad de camiones, volquetes y trailers que se desplazan por todas partes llevando y trayendo materiales, y que prácticamente dejan las pistas (y veredas también) hechas unas coladeras. Tanto así que hoy podemos decir que el boom de huecos crece al ritmo del boom de las edificaciones, es decir, cuanto más edificios se construyen más pistas y veredas se destruyen.

Otra vista del hueco de Escardó.

Pero el problema mayor, el sustantivo, digamos, es la falta de planificación y criterio técnico en la reparación de vías (aplican apenas una pulgada de asfalto cuando debería ser 4) y al mal uso de los recursos por parte de las autoridades municipales, que en lugar de hacer buenas pistas, previniendo estos y otros daños, contratan a empresas constructoras improvisadas. Algunas de amigos o parientes, quienes aplican una delgada capa de asfalto y punto. Aducen entonces “limitación de recursos” o cualquier otro pretexto, con tal de hacerle ganar al “amigo” o devolverle el favor por el apoyo a su campaña. Incluso, le sugieren que “los arreglos” los haga “así nomás”, para después de dos o tres años, volver a llamarlo.  En otros casos, porque son las mismas autoridades las que quieren “ganarse alguito” o “sacar su tajada” con esas construcciones. Así de simple (¿a propósito, denunciará la Contraloría esto que es vox pópuli?

Otros optan por fórmulas muy creativas e ingeniosas. Inventan por ahí el llamado “taparápido” o el “fonoparche”, etc., que consiste en la atención al vecino interesado (que por lo general son pocos), cuando descubre que en su calle “apareció un huequito”. Solo tiene que llamar por teléfono y, en pocos días, personal de la municipalidad viene y lo tapa.

Av. Los Patriotas en franco deterioro

Sin duda se trata de un paliativo. Una salida al paso, temporal, cuando hablamos de pocos y pequeños huecos. Más no, de una retahila de ellos. Ahí la reconstrucción total o parcial de la vía se impone, aun cuando la autoridad aduzca lo de siempre: “no tenemos presupuesto”, “en estos momentos pasamos una situación difícil, crítica…”, etc., etc.

No voy a mencionar aquí arterias que prácticamente están en ruinas, como jirones y calles de distritos como La Victoria, Breña, San Juan de Lurigancho. O del mismo Cercado (zona de Chacra Ríos o los Barrios Altos etc.) En realidad, todos los distritos los tienen. Unos más grandes que otros, y en cantidades impresionantes. Mencionaré solo los que tengo a la mano: San Miguel y Magdalena del Mar.

En el caso de San Miguel dos antiguas avenidas: Rafael Escardó y Los Patriotas. La primera fue acertadamente ampliada hace algunos años (¿seis, siete?). Hoy, sin embargo, requiere nueva pavimentación, pues ya aparecen huecos en varios tramos. Pavimentación pero no con asfalto de tres o cuatro centímetros de grosor que apenas dura, sino con cemento y malla metálica como lo está haciendo Magdalena en algunas vías, a pesar de que su presupuesto es mucho menor al de San Miguel. Más aún si se toma en cuenta que la Av. Escardó ha aumentado el tránsito de vehículos desde que se abrió la Costa Verde.

Av. Los Patriotas. Más rajaduras

Igual sucede con la Av. Los Patriotas, que hoy deja mucho que desear. Una buena parte de esta arteria está ya destrozada por la construcción de un sinúmero de edificios y el pase continuo de camiones, volquetes, trailers, grúas, etc. Esta arteria, que tiene más de 40 años de existencia, es de cemento (aunque no con malla de fierro), pero no estuvo diseñada para soportar el peso actual de camiones de gran tonelaje.

Son situaciones que la actual administración (que ya le queda poco tiempo) debería contemplar y asumir, pues además, según recuerdo, en una entrevista radial el año pasado, su alcalde Salvador Heresi anunció que el 2012 se preocuparía por pavimentar muchas pistas y veredas afectadas por la construcción de edificios. Claro, probablemente se refería a otras, pero aún así, sería bueno que no descuide estas arterias.

Jirón Junín en Magdalena. Un ejemplo que no se sigue

Respecto a Magdalena del Mar, se nota que el alcalde Francis Allison le está dando con fuerza a los arreglos de pistas y veredas. Obviamente falta mucho por hacer en ese pequeño distrito, pero avances hay. Primero fue el jirón Junín. Le siguió luego el jirón San Martin. Todas reconstruidas o hechas de nuevo a base de concreto armado y mallas de fierro, es decir.pistas para 40 o 50 años. ¡Excelente!

Ahora bien, una de las arterias que debería tener prioridad en Magdalena es, a mi modo de ver, el jirón Cusco, que se prolonga y empalma con el distrito de San Miguel, y que bien podría trabajarse en forma concertada entre ambos municipios, como una sola unidad y podría ser un ejemplo de ordenamiento vial.

Esta arteria requiere además eliminar muchos rompemuelles y esos “ojos de gato” ilegales, que destrozan los vehículos. Colocar semáforos y tener una buena señalización (a propósito, en la intersección con la Av. Riva Aguero, donde recientemente se ha instalado un semáforo, es conveniente eliminar el rompemuelle que retrasa la circulación de vehículos cuando el semáforo cambia a verde).

En S.Miguel constructoras se adueñan de la pista. Nadie les dice nada

Se trata pues de obras que se pueden hacer contando con un presupuesto compartido, pero sobre todo coordinando ambas comunas y superando esa visión autárquica y sin horizonte que a lo único que conduce es al retraso y a la parálisis de una ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: