¿Sorteará la revocatoria?

1 Nov

Resultado del operativo “perfectamente planificado” del jueves 25 oct. Policia humillada por delincuentes. (F.El Comercio)

Ojo Avizor

Por Chacho Cortés

Alcaldesa Susana Villarán.

Ju. 01 nov. 2012. Si las elecciones para la revocatoria fueran mañana o quizá en un mes, de seguro la alcaldesa Susana Villarán la sortea con facilidad y los revocadores terminan derrotados.

El rechazo a la revocatoria sería producto del “efecto La Parada”, es decir, estaría relacionado directamente al resultado positivo del operativo policial del sábado 27 último. Este no solo corrigió el desastroso operativo del jueves 25 de octubre, para forzar el traslado de los comerciantes de La Parada al nuevo mercado mayorista de Santa Anita, sino también permitió a la autoridad municipal “restablecer el principio de autoridad”.

Con ello Villarán “se ganó un poroto”. Logró sumar algunos puntos a su favor y mejorar su alicaída imagen. Por eso ahora se le ve muy feliz y lo muestra en cuanta entrevista concede.

Pero nadie puede negar que el precio fue muy alto. Pero no por los cuatro criminales muertos, que a estas alturas a nadie le importa, sino por los policías heridos y civiles detenidos, algunos seguramente inocentes. Además, porque en ese fallido operativo del jueves 25 la imagen de nuestro país cayó hasta el subsuelo. ¿De qué valen los indicadores de “crecimiento económico” o que seamos los “reyes de la gastronomía”, o que tengamos más de una maravilla del mundo? ¡De nada! Ese jueves fatídico aparecimos retratados como una banda de salvajes que saquea y destruye negocios, y hasta se ensaña con los animales. Y esa imagen no se borra fácilmente.

En realidad el operativo del jueves 25 no debió existir o ser igual al del sábado. Pero no ocurrió así. El del jueves fue un desastre mayúsculo. Un monumento a la torpeza. Terrible e inaceptable a la vez. Pero aquí todo el mundo se olvida y nadie se da por aludido.

El ministro dijo que ahora se adquirirán más uniformes robocops para estar más protegidos. La alcaldesa Villarán señaló que la policía es la que fija el día y la hora del operativo. El director de la policía le echó la culpa al jefe de la sétima región y éste al jefe del operativo, etc., etc. Es decir, todo el mundo se lavó las manos. Pero todos también dicen asumir su “responsabilidad política, administrativa y de otro tipo”. Pero todo sigue igual y así seguirá.

Asimismo, es difícil creer que el operativo policial del jueves no estuvo relacionado a la revocatoria. Lo estuvo, al menos indirectamente. Al mediodía, el Reniec tuvo que aceptar que los revocadores habían pasado las 400 mil firmas requeridas con ese propósito. Pasado las 4 de la tarde fue el operativo.

Aun cuando se puede disculpar la ausencia de la alcaldesa Villarán durante los trágicos sucesos del jueves “por razones familiares impostergables”, lo cierto es que nadie se traga tan fácilmente eso de que la policía, por sí y ante sí, fija el día, la hora y hace el operativo. No consulta ni informa previamente a los interesados, en este caso a la autoridad municipal. Si la alcaldesa no estaba, el teniente alcalde Eduardo Zegarra debió estar informado (no es gratuito que ahora se diga que fue él  quien dio el visto bueno al día y hora del operativo. Si, el mismo que quería denunciar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al Jurado Nacional de Elecciones por darle la razón a los revocadores).  Eso no sucede ni siquiera en un desalojo común. Eso lo saben los abogados y la municipalidad los tiene a montones.

Pero aún cuando no fuese exactamente así, a mi modo de ver en el monumental desastre del jueves 25 confluyeron dos factores: el exceso de confianza de las autoridades políticas (quiero ser condescendiente) y la subestimación del enemigo por parte de la policía.

La autoridad municipal confió en el éxito de operativo. No se preocupó por supervisarlo. Menos por pararlo y decir: “Oiga un momentito. Hoy no lo puede hacer”. Justo el mismo día en que era inminente se alcanzaban el número requerido de firmas para revocar a la alcaldesa Villarán. Posiblemente pensaron que con el operativo la revocatoria pasaba a segundo plano y ellos saldrían fortalecidos al “restablecer el principio de autoridad” en La Parada.

Sin embargo, no tomaron en cuenta que el ministerio del Interior y los altos mandos policiales habían subestimado al enemigo y planeado un operativo de juguete. Es decir, los primeros confiaron en los segundos y pretendieron sacarle provecho político. Y los segundos, subestimaron a los terceros, es decir a la turba y delincuentes. Al final, el tiro les salió por la culata. Fue entonces que el gobierno le dio la mano. Ollanta cuestionó al jefe del operativo del jueves y obligó al director de la PNP, Raúl Salazar, a corregir “cuanto antes” los errores y asumir directamente el mando del operativo del sábado.  El operativo logró su cometido. Fue un éxito. Como debió ser desde el inicio. Los comerciantes informales fueron arrinconados y la delincuencia reducida. Solo así, la alcaldesa Villarán pudo respirar tranquila y sonreír.  Salvo mejor parecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: