Reportajes: realidad vista por un ojo

21 Oct

Ojo Avizor

No hay día ni semana en que un reportaje nos muestre muchos de los malos hábitos que tenemos los peruanos. Ahí donde las violaciones a las normas, a las reglas, son el pan del día. Pero alguna vez nos hemos preguntado ¿por qué sucede esto? ¿por qué no se cumplen las normas? ¿Acaso será porque tenemos insertado en la sangre un virus que nos impide cumplirlas? ¿O es que los peruanos poseemos un gen que nos impide aceptarlas? Todos los reportajes propalados por los medios de comunicación inciden en mostrar hechos factuales, sin duda. Y eso es positivo, pues equivale a mirarnos al espejo y ver cómo somos. Pero no  ahondan en cuál es el móvil de ese comportamiento.

Insertamos aquí dos videos, el primero que muestran cómo se incumplen las reglas de tránsito, mientras el segundo incide en el incumplimiento de las discoteca de la ordenanza que prohíbe la venta de licor a menores. Son, sin duda, la cruda realidad. Pero aún así seguirán siendo una parte de ella. La otra realidad es aquella que debería incidir también, por ejemplo, en por qué no se continuó lo hecho por el alcalde Ricardo Belmont de construir baños públicos para que la gente no orine en las calles. O una ordenanza que obligue a los negocios a facilitar baños al público y a las municipalidades a compensar esa retribución de alguna manera (porque muchas veces los propietarios no quieren prestar baño porque les terminan robando hasta las tapas de los inodoros). O que nos diga  por qué no se optó por construir puentes peatonales a nivel del piso y no los actuales que resultan una verdadera tortura, sobre todo para personas adultas, mujeres embarazadas o discapacitadas. O que nos explique por qué no se han establecido zonas de parqueo para taxis o para vehículos en general en muchas zonas, etc., etc. Y esto significa callarse, aceptar, disculpar o justificar lo que ocurre y a quienes infringen las leyes. En lo absoluto. Es simplemente, apuntar a encontrar las posibles causas, sin quitar las sanciones, sino por el contrario, tener más argumentos para aplicarlas.

En otros países, cuando uno quiere construir, digamos, un edificio, una casa o poner cualquier tipo de negocio, lo primero que le exigen es una área amplia libre destinada a parqueo o área verde. Si usted no lo ha considerado, pierde. No le dan la autorización. Así de simple. Aquí no sucede nada de eso. Y por eso mismo, muchos edificios se construyen prácticamente hasta la vereda, dejando un pequeño espacio para caminar. En  tanto, los negocios utilizan hasta la zona de retiro para funcionar y están “pegaditos”, unos a otro, tugurizando las zonas. Y lo peor: nadie dice nada. Es lo normal, cuando muchos de los males tienen como una de sus raíces, como origen, esta falta de planificación de la ciudad, y el desorden legalizado con que se opera. Esto para solo mencionar algunos casos, que deberían concebirse de otra manera para poder corregirlos.

En el caso de la venta de licor a menores en las discotecas, obviamente, las autoridades deberían sancionar a aquellos propietarios, administradores o personal que fomenta esta práctica cuantas  veces sea necesario. No hay vuelta que darle. Me pregunto, sin embargo y sin caer en puritanismos, ¿acaso los menores no están bajo la tutela de sus padres? ¿No son éstos los que deberían ser tomados también en cuenta al momento de evaluar la sanción? La autoridad va a todo nivel y hacer excepciones, para centrarse solo en culpar a los negocios, es también una falasia. Es mirar la realidad con un solo ojo, es decir, no completa, por decir lo menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: