Ministros fugaces vs burocracias leoninas

27 Jul

Situaciones ilustrativas (Internet)

Malas Costumbres

por Chacho Cortés

Vi.27 jul.2012. Tres gabinetes en un año de Humala, es todo un récord. Pero no debemos sorprendernos. Los hubo antes, ahora y los habrá en el futuro. Total, en el Perú el cambio de ministros se ha convertido en un deporte nacional. Ocurre en julio, pero también en otras fechas, sobre todo cuando sobrevienen crisis “en las alturas” o conflictos sociales “en tierra firme”.

No se trata de una ley expresa. Es una práctica típicamente peruana o quizá latinoamericana. Distante de los países desarrollados que pretendemos emular. Pero trae sus problemas. No porque falten paredes donde poner las fotos de los ministros que salen y entran. El principal radica en que se pierde continuidad en las políticas. Se truncan proyectos y se retrasan obras.

Quien ingresa cree que todo lo anterior estuvo equivocado o se hizo a medias. Entonces reorganiza aquí y allá. Nombra nuevos funcionarios y manda hacer nuevos estudios donde, por supuesto, el Estado gasta harto dinero innecesariamente, porque diagnósticos sobran. Y dinero, al parecer, también.

Esta mala práctica, sin embargo, termina por convertir a los ministros y funcionarios en “estrellas fugaces” en cada sector. En personajes con soluciones temporales frente a problemas que al final siguen ahí y se acumulan por años hasta formar una olla a presión lista para reventar.

Pero ahí no termina el problema. Lo peor radica en que mientras esto sucede “en las alturas” (a nivel político), “en la base” la burocracia y sus inevitables argollas, crece (a nivel administrativo), convirtiéndose en una fuerza que seguirá actuando tras bambalinas.

Por supuesto, de esto se habla poco, pero es una realidad. La burocracia la conforma personal de todo tipo (profesionales, técnicos, no interesa) pero con un peso específico dado sus años de servicio y el conocimiento al dedillo de los intríngulis y vericuetos de cómo funciona y se mueven todos los engranajes de la administración pública.

Desde el momento en que por sus manos pasan cientos de documentos, su poder es enorme. Muchas veces hasta son capaces de “aguantar” un expediente  o desviarlo, en forma sutil y efectiva, sin que el nuevo inquilino se percate.

En general, la burocracia es capaz de adecuar las normas a su favor o “sacarle la vuelta a la ley”, con tal de obtener beneficios. Quién no conoce, por ejemplo, los “concursos públicos” para cubrir vacantes donde el puesto ya está separado de antemano. O de licitaciones previamente arregladas. O de bonos e incentivos “ganados” por la presión o la zalamería de algún parlamentario. Pero estos son apenas pecados veniales. Cuando ven peligrar su poder, la burocracia no vacila. Es capaz incluso de recurrir a situaciones extremas como provocar incendios o “desaparecer” expedientes comprometedores, etc. Nada está descartado.

Un conocido que ejerció una jefatura en un ministerio durante buen tiempo, me contó que en una oportunidad cuando se le malogró el disco duro de su computadora, reportó el hecho a la oficina de administración que después de tres semanas le entregó no un nuevo disco, sino una computadora nueva.

Pero su mayor sorpresa fue cuando tuvo que visar los documentos que le alcanzaron. Pudo leer en la factura que el precio del aparato costaba el doble “de lo que costaba en la calle”. Su reclamo fue en vano. “Firme nomás o se queda sin computadora. Acá compramos así”, le dijeron. Y es que en verdad esa es la otra “habilidad” de la burocracia: hacerle perder al Estado. Ya no solo en decenas o centenas de juicios que implican dinero de por medio, sino comprando más caro todo o gran parte.

Me pregunto si con ministros fugaces y burocracias leoninas, ¿es factible algún día, hacer la reforma del Estado que tanto se pregona? La verdad lo dudo, aunque Humala diga mañana en su mensaje al país, lo contrario. Salvo mejor parecer.

Anuncios

4 comentarios to “Ministros fugaces vs burocracias leoninas”

  1. Rafael Barco Castillo 27 de julio de 2012 a 10:23 am #

    Lo que sucede es que el actual gobierno y los que lo precedieron no tienen gente preparada, por más profesionales que sean; me parece que la aptitud debe ir acompañado por un gran cambio de actitud.
    Todo lo que mencionas se da con creces en las instituciones gubernamentales. Lo del truncamiento de proyectos se da siempre, hasta en el cambio de una pequeña jefatura.

    La reforma del estado será muy difícil que se haga, pero con algo de optimismo creo se dará cuando los responsables de cada sector lo asuman como si fueran sus propios negocios, vivan los problemas y traten de darle solución y corrijan la burocracia renovando el personal con muchos años de servicio.

    • Victor (Chacho) Cortés 27 de julio de 2012 a 9:03 pm #

      Rescato la frase que la reforma del Estado se dará “cuando los responsables de cada sector la asuman como si fueran sus propios negocios”. Me parece bien. Justamente lo que marca la diferencia entre el sector privado y el estatal es que el segundo “es de todos y de nadie a la vez”. Entonces nadie le preocupa ni le interesa si gana o pierde. “Total no es mi plata”, se suele escuchar.
      Ahora, la reforma del Estado requiere primero de decisión política. Es decir, de voluntad y decisión de hacerlo. Segundo, contar lineamiento claros de lo que se debe hacer. Y tercero, efectivamente con gente muy preparada en ese campo, que sume aptitud y actitudes para llevarlo a la práctica.

  2. fernando vigil 27 de julio de 2012 a 4:34 pm #

    conosco muy bien el funcionamiento de la administracion publica…por dentro. Los comentarios que se han hecho al respecto son valederos, pero se refieren a aspectos genericos que suceden y pueden suceder en muchas oficinas. Pra que exista una BUENA ADMINOSTRACION PUBLICA lo mas importante en primer lugar es que haya gente PREPARADA para las funciones que se deban realizar , ese aspecto muchas veces no se cumple, lo otro es capacitar al personal existente y que haya conciencia al realizar las labores diarias, es decir que se sepa y tome conciencia que es UN SERVICIO PUBLICO LO QUE SE HACE,,,y no un simple trabajo personal,,,,,,,,eso es lo que tiene que ENTENDERSE CUANDO SE TRABAJA EN LA ADMINISTARCION PUBLICA, mientras no se comprenda eso,,,, seguiran los problemas de siempre.
    La famosa reforma de la Administracion publica y la Carrera Publica es factible, solo es cuestion de poner al frente a una persona que sepa y conosca de esto,,, no a alguien que solo por la politica le den el cargo y se ponga a inventar soluciones,,,,que como vemos no dan ningun resultado hasta el momento.
    Espero que este mensaje sea tomado en cuenta para bien del PERU.

    • Victor (Chacho) Cortés 27 de julio de 2012 a 9:21 pm #

      Si, efectivamente, mis comentarios son genéricos. Lo que pretendo hacer ver cómo los gobiernos, y éste en particular, se enredan en su propia telaraña, por su inexperiencia y desonocimiento del Estado.
      A Humala le vienen repitiendo que es un gobierno de inexpertos. Que su cambio (para bien) es porque se dio cuenta que “una cosa es con guitarra y otra con cajón”. “Una cosa es ser hijo y otra ser padre” y cosas así. Todas son válidas. Además, porque no cuenta con gente preparada y menos para manejar la administración pública, que es lo que señalas. Menos tienen idea de que si ingresan al Estado es para servir porque es un Servicio Público. Nada de eso. Buena parte de lo que están ingresando lo hacen para cobrarle su apoyo y servirse del Estado. Nada más. Lastimosamente eso está sucediendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: