Wilder Castillo: Testigo desprotegido

29 May

Ojo Avizor

Wilbur Castillo. Vive a escondidas

por Chacho Cortés

Lu. 28 may. 2012. Wilbur Castillo Sánchez es un extrabajador edil que en abril pasado destapó la existencia de una red de interceptación telefónica (chuponeo) en el Callao, en perjuicio del titular de la Región Callao, Félix Moreno, y del alcalde Ventanilla, Omar Marcos, y en la que estarían involucradas autoridades, funcionarios y exfuncionarios  de la municipalidad del Callao.

Hoy sin embargo, este personaje y su familia viven escondidos, “a salto de mata”, pues un mes después, apenas los reflectores de las cámaras de tv y las grabadoras se apagaron, unos sujetos le dispararon cuando éste se encontraba frente a la ventana de su casa en el Callao. Fue el segundo fallido atentado contra su vida, pues en el primero resultó muerto “por  error” un tío suyo.

¿Cuál fue su delito? Denunciar un tremendo acto de corrupción, por el que anteriormente en el Perú fueron encarcelados y procesados otros personajes. Pero en este caso existe una investigación fiscal y congresal (que no se sabe en qué terminarán) al ex jugador y conocido galán de modelos Roberto Martínez, al  alcalde chalaco Juan Sotomayor, así como a presuntos “operadores”, como Ernesto Torres (a) “Tito”, entre otros.

Su otro pecado: ser un “choro plantado”, pues efectivamente, Wilber Castillo tiene antecedentes penales por los que ya pagó prisión efectiva. Pero no cualquier “choro plantado”, sino alguien que abrió la boca y eso, probablemente, en la “ley del hampa” se paga, en algunos casos, con la vida.

¿Qué ha hecho el Ministerio Público o el Poder Judicial para proteger a esta persona? Absolutamente nada. ¿Qué ha hecho el Congreso que también investiga el caso? Aun cuando no está bajo su responsabilidad, si debió hacer algo. Siquiera empujar el carro parsimonioso de la Fiscalía y Poder Judicial para que la protección se concrete.

En otros países, cuando se trata de un hecho similar, no basta con hacer la peliculina de gestiones. Estas se hacen sí o sí. Más aún, tratándose de un acto a todas luces de corrupción en la que estarían involucrados altos funcionarios ediles. Pero además, con muerte, amenazas y atentados de por medio, lo cual de por sí es grave. Y aquí las disculpas no valen. Tampoco las dudas o suspicacias. No se trata de decir: como este personaje Castillo Sánchez tiene antecedentes, hay que creerle la mitad. Aun creyéndole la mitad o siendo un tipo poco confiable o que su actitud responde a una “guerra entre bandas”, la protección debe darse . Y si tienen dudas porque el sujeto es poco conflable, cuanto más le “jalen la lengua” mejores resultados en la investigación tendrán. De eso no cabe duda.

Hay que recordar, además, que en el 2001 el Ministerio de Justicia de entonces aprobó el Decreto Supremo 020-2001-JUS, Reglamento de la Ley de Medidas de Protección de Colaboradores, Testigos, Peritos y Víctimas (Ley No. 27378), justamente para proteger a los testigos.

Claro que las circunstancias y el móvil fueron otros. Pero igual, pues no creo que esta ley haya pasado al olvido, aunque parezca. Si así fuera, la intencionalidad estaría en evidencia y el error sería mucho más grave. Pues en este caso hay mucha información valiosa y evidencias de atentados contra la vida de un testigo clave que, sin embargo, tiene que vérselas y arreglárselas como puede con su familia para sobrevivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: