“San Miguel es mi distrito y no lo dejo”, dice pintora María Scaletti

20 May

Noticias de la ciudad

 

Pintora al lado de su primer óleo

Nota.- El distrito de San Miguel está de aniversario. Cumple 92 años de fundación. Aprovecho para entregarles esta entrevista, la que no pude publicar mucho antes porque se me traspapeló en mis archivos. Era una deuda que tenía pendiente con quien, por esta fecha, me abrió la puerta de su casa para conversar sobre arte, un poco de historia y del distrito. Ahora la comparto con quienes buenamente quieran leerla.

Entrevista de Chacho Cortés

María Scaletti es una reconocida pintora y traductora nacida en Verbania, en la región de Piamonte, Italia, que en 1950, cuando apenas tenía 6 años, vino al Perú con su familia y se estableció en San Miguel. Desde entonces no dejó el distrito, pese a que numerosas veces viajó y vivió en el extranjero. Aquí creció, se educó y se casó con su querido Guillermo Daly Romero, de estirpe irlandesa pero sanmiguelino por siempre.

En su vivienda de la calle Carolina Freyre un árbol de Ponciana Regia me cubre del intenso calor mientras espero. María Scaletti abre la puerta y me recibe con mucha cordialidad. Una vez adentro, observo en el patio otras plantas hermosas y radiantes, y más allá a dos de sus engreídos: dos gatos salameros y juguetones. “En realidad –me dice– tengo diez…son mi adoración”.

Me hace pasar a la sala donde se encuentra su esposo, don Guillermo Daly, sentado sosteniendo un libro entre las manos. Es un ambiente acogedor y apacible, donde, aparte de los muebles, destacan los cuadros al óleo de la artista colgados en las paredes. También hay diversos adornos sobre la mesa y el estante. “Son recuerdos de mis viajes”, me dice. Ahi se respira tranquilidad y aroma a flores. Apenas entramos, don Guillermo hace el ademán de levantarse, pero no lo logra, porque me adelanto a saludarlo y evitarle la molestia. Es un gringo alto, delgado, típicamente europeo, muy entrado en años y de movimientos lentos. Según me cuenta la artista,  su esposo es un ex catedrático y crítico de arte, a quien conoció cuando ella estaba en todo el esplendor de su juventud y estudiaba y trabajaba en lo que es su vocación.

¿Cómo llegó al Perú? “En realidad mi papá había nacido en el Perú, pero cuando estalló la segunda guerra mundial, él se encontraba estudiando en Italia y quedó atrapado por el conflicto”. Sin embargo, una vez terminado éste, decidió retornar a Lima con toda la familia. Y así lo hizo.

“Aquí teníamos familia. Fuimos a vivir a la calle Castilla, donde ya vivía mi tía y mi abuelita. La casa estaba cerca de la municipalidad”, refiere. Años después, cuando ya se urbanizó Maranga, se trasladaron a la cuadra 4 de Hermanos Catari donde permanecieron varios años hasta que en 1989, ya casada, se mudó a su actual vivienda. Ella y su esposo son testigos de cuánto ha cambiado el distrito.

– ¿Cómo era entonces San Miguel?

En esa época era bonito, bello, una zona de descanso. El malecón con su baranda blanca, era una preciosura; la gente iba a pasear y por la tarde a ver la puesta del sol. Después vino una época en que se malogró, fue decayendo, sobre todo La Costanera; entró gente de mal vivir y eso provocó que mucha gente se mudara, se fuera.

– ¿Y el Parque de la Media Luna?

El parque siempre fue algo emblemático, lo mismo donde funciona ahora la Casa de la Cultura. Ahí funcionaba una escuela fiscal y mucho más tiempo atrás, los “Baños de San Miguel”, muy atractivo para las familias.

En ese tiempo -continúa-, San Miguel era muy pequeño, no tenía casi nada de comercio. Habían poquísimas tiendas, el clásico chino de la esquina y el italiano de la bodega, una panadería y la tienda de pasamanería. Después una pequeña ferretería que era lo más moderno y…nada más.

– ¿Habían actividades culturales?

Muy pocas, casi nada, se reducían a las que promovían algunas veces los vecinos, pero no era un lugar de actividades culturales. No había un cine ni un espacio donde se ofreciera un espectáculo teatral. “Era una zona residencial tranquila, un sitio de descanso, con pocas familias”, apunta don Guillermo.

Todo lo demás eran chacras. Estaba la hacienda Maranga y en lo que es ahora un mercadillo en la Av. La Marina, estaba el establo donde vendían leche, sostiene doña María.

– ¿Y cómo ve ahora al distrito?

Muy bien, ha mejorado muchísimo. La parte antigua se ha recuperado, quizá no como era antes, porque las costumbres han cambiado. Los jóvenes buscan departamentos, los ancianos también, pero en general, San Miguel está bastante bien, sobre todo en la parte comercial y cultural, y tiene mucho para desarrollar. Ahora se ha convertido en un centro muy importante de Lima y tiene para rato.

– ¿Cree que mucho depende de la gestión edil?

Claro que sí, porque rescatar un distrito prácticamente desde abajo, e imponer normas que regulen, pero sobre todo, que eduquen a la población no es tarea fácil. Es muy difícil, más aún cuando a los nuevos edificios vienen a vivir gente de otros lugares, con otras costumbres que es necesario educarlas. Creo que se ha hecho mucho…pero aún falta. Ahora hay mucha actividad comercial, pero también cultural variada, y sobre todo, hay interés del público por asistir, eso se ve permanentemente. La gente va, se interesa, no solo gente de San Miguel sino de otros lugares y eso es muy positivo. San Miguel se ha convertido en un polo de atracción. Por eso también me siento contenta y feliz de vivir aquí y no voy a dejarlo. Ese es mi deseo y el de mi familia.

Anuncios

6 comentarios to ““San Miguel es mi distrito y no lo dejo”, dice pintora María Scaletti”

  1. Sussy C. 21 de mayo de 2012 a 9:26 am #

    No solo el distrito de San Miguel es un distrito que poco a poco se ha ido modernizando y cambiando para mejor (ojalá y continúe haciéndolo) sino que en él viven personas valiosas, como es el caso de nuestra pintora María Scaletti. Te felicito papá muy interesante la entrevista. !!

    • Victor (Chacho) Cortés 31 de mayo de 2012 a 12:33 pm #

      Si, efectvamente, hay varias personas importantes que poco se habla de ellas, pero son valiosas,

      • Victor (Chacho) Cortés 31 de mayo de 2012 a 12:41 pm #

        Tienes mucha razón que crezca pero con ORDEN. Orden en el diseño urbanístico, que no se construyan grandesedificios en pasajes o calles estrechas), orden en el tránsito, en la limpieza, etc., etc.

  2. Mirtha Molgora de Barco 21 de mayo de 2012 a 10:07 am #

    Que linda nota y todo lo que en ella se dice es muy cierto para los que vivimos tantos años en San Miguel, nos gusta verlo crecer pero con orden.
    Buena entrevista Cahacho adelante.

  3. Alice Whitson 21 de mayo de 2012 a 12:44 pm #

    Me parecio muy linda la entrevista con la pintora Doña Maria Scaletti. Esperemos que gracias a esta entrevista San Miguel siga creciendo y que vuelva a ser como dice Doña Maria Scaletti con sus propias palabras: “En esa época San Miguel era bonito, bello, una zona de descanso. El malecón con su baranda blanca, era una preciosura; la gente iba a pasear y por la tarde a ver la puesta del sol”
    Me gustaria saber si Doña Maria Scaletti tiene una pagina Web. Gracias Sr. Cortes por esta nota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: