Ollanta el dubitativo

16 May

Malas Costumbres

Presidene Ollanta Humala. Dudas que matan

por Chacho Cortés

Mi. 16 may. 2012. Finalmente la crisis en el gobierno se resolvió. En el punto más alto de ebullición y cuando la censura era inminente, los ministros Alberto Otárola (Defensa) y Daniel Lozada (Interior) tuvieron que renunciar y ya hay nuevos sucesores. No me voy a sumar a los comentarios frente a la designación de tal o cual, si está bien o mal, porque es claro que en política no se puede aplicar el “piloto automático”, como viene ocurriendo en economía por varios gobiernos (ojalá asi fuera). Sin embargo, la enseñanza que extraigo de éste y otros hechos es que hay una constante en el gobierno: falta de reacción oportuna y de liderazgo del presidente Ollanta Humala, al momento de enfrentar temas difíciles.

Recordemosque igual fue con el caso de su hermano Alexis tras su viaje a Rusia para negociar presuntos acuerdos comerciales pesqueros y otros, asumiendo una representación política y económica que no le correspondía sino al ministro de Relaciones Exteriores. El presidente Ollanta permaneció mudo durante un buen tiempo y hasta evitó dar la cara a la prensa fuera y dentro de Palacio.

Fue después de quince días, si la memoria no me traiciona, que recién salió a tocar el tema, cuando incluso el Partido Nacionalista recurrió a la artimaña de suspender a Alexis en sus funciones partidarias con el propósito de salvarlo del enredo en que había metido al gobierno.

Similar actitud tuvo frente a las denuncias contra su segundo vicepresidente, el congresista Omar Chehade, implicado en presunto tráfico de influencias a favor de una empresa en la disputa por la azucarera Andahuasi. Pese a que este sonado caso se prolongó por más de un mes, el presidente Ollanta Humala no reaccionó con la rapidez y celeridad que la situación exigía. Solo el twitter de la Primera Dama (¿tan difícil es caminar derecho?) dejaba entrever cuál era la posición del gobierno. Pero el Presidente como tal, dejó que las cosas siguieran hasta adquirir dimensiones políticas que pusieron contra la pared a su gobierno, obligándolo después a salir de su caparazón pero con palabras y frases nada categóricas.

Lo mismo podríamos decir respecto a su papel frente al conflicto en Cajamarca por el proyecto minero Conga, en donde en una primera etapa quien llevó la batuta no fue el gobierno sino los sectores radicales de ese departamento (llámese gobierno regional y frente de defensa), situación que precipitó la caída del gabinete Lerner.

En ningún momento a Ollanta Humala se le vio liderando la situación, respondiendo y poniendo en su sitio a los insolentes y obtusos antimineros Gregorio Santos y Wilfredo Saavedra que persisten en su negativa a la inversión minera y, al parecer, en la práctica hasta ahora están logrando su objetivo.

Al principio muchos creímos que se trataba de un nuevo estilo de gobierno: darle más libertad y liderazgo a su Premier y a sus ministros. O quizá, como afirman algunos, bajo la creencia de “no caer en el juego de la prensa”, “evitar que la prensa le ponga la agenda” o “no bailar al son que ésta pone y le toca”.

No obstante,  su actuación ante la censura de dos de sus ministros y en donde el premier Valdés se quedó prácticamente solo, demuestra que no se trata de estrategia alguna para “despresidencializar el gobierno” (bueno sería), ni mucho menos. Más bien, la impresión es otra. Que estamos frente a un presidente que opta por delegar más por inexperiencia y debilidad que por convicción. Es decir, un presidente que, definitivamente, no trasmite confianza plena en su conducción. En pocas palabras, un mandatario que aun no termina de “ponerse los pantalones largos” y ajustarse bien el cinturón lo cual, a un año de gestión, resulta riesgoso pues la desconfianza constante puede llevar a la decepción y al pesimismo generalizado. Espero equivocarme.

Anuncios

2 comentarios to “Ollanta el dubitativo”

  1. Javier Mantilla 16 de mayo de 2012 a 9:46 pm #

    Chacho creo que has hecho una lectura excelente de la situacion con Ollanta. Sin embargo a pesar de todo lo que has explicado siento que el pais sigue avanzando y no veo desconfianza, incluso me da la impresion que los conflictos sociales han disminuido. Quien entiende a este pais.

    • Victor (Chacho) Cortés 18 de mayo de 2012 a 8:37 am #

      Sin duda el país sigue avanzando, felizmente, gracias a que Ollanta a tiempo se sacudíó de su programa primigenio y adoptò “la hoja de ruta”. Por lo demàs, sì creo que Ollanta es un buen hombre, con buenas intenciones. Critico su actitud frente a determinados problemas, al prolongarlos en exceso sin resolverlos.Pero tienes razòn, de repente he exagerado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: