Nuevos barrios: solo falta armar la fiesta

17 Abr

Ojo Avizor

Ahora cuidan autos y hasta los reparan

17 abr. 2012. No hay duda que la “fiebre de la construcción” tiene su lado negativo. Y muy negativo. Sobre todo cuando se da en forma indiscriminada. Eso está pasando en muchos distritos. Donde antes reinaba la tranquilidad y el sosiego, ahora domina el bullicio y el estrés. Por supuesto, esto no se da por generación espontánea. Es producto del cambio de zonificación que realizó la Municipalidad de Lima y las comunas locales, con el fin de “incentivar las inversiones” en construcción en particular, a fin de que la ciudad crezca ya no en forma horizontal, sino verticalmente, lo cual no está mal.

Sin  embargo, lo que sí está completamente mal, digo yo, es que dichas edificaciones se estén haciendo de manera indiscriminada, es decir, en todas partes y a todo nivel. Y lo peor, contraviniendo el sentido común. El distrito de San Miguel, por supuesto, no es ajeno a esta situación. Así, barrios que antes eran residenciales han terminado convertidos en populares (“densidad alta”, le llaman). Pero esto es solo el “camuflaje”. Donde no se respetan criterios elementales como, por ejemplo, que en zonas residenciales se construyan edificios con un máximo de tres o cuatro pisos, no más. O que los edificios mayores de cinco, seis o más pisos, estén reservados para avenidas o ahí donde existen grandes parques. Acá no sucede así. ¿Cuál es el resultado? Que el barrio termina siendo otro. La tranquilidad de las familias desaparece. Se esfuma. ¿Por qué? Porque se convierte en un barrio bullicioso, con vehículos por todos lados. Barrios donde los chicos terminan jugando pelota en la calle, pasan cuarenta mil ropavejeros, cada cual con sus cornetas o altoparlantes más elevados. Desfilan las barras bravas, vendedores callejeros, etc., etc. Hasta los nuevos vecinos terminan poniendo su música a gran volumen. Solo falta que alguien se anime y arme la fiesta en la calle ¿Por qué? Porque sencillamente la comuna local prefirió “hacerse el sueco” y silbar mirando al cielo. Así de simple. Por supuesto, si fallara el servicio de limpieza, sería el acabose. A las familias solo les queda resignarse o mandarse a mudar. No hay otra.

A estas alturas me pregunto si el alcalde permitiría que eso mismo suceda en su barrio? Estoy seguro que haría lo imposible para mantenerlo como de “densidad baja”. Y si es posible, lo convierte en súper baja. Para su mayor tranquilidad y el de los suyos.  Así las cosas.

Anuncios

7 comentarios to “Nuevos barrios: solo falta armar la fiesta”

  1. Pochi 17 de abril de 2012 a 7:23 pm #

    Chacho ….. da paso al progreso, que se construyan casas y edificios nuevos y olvidarnos de edificiaciones muy antiguas y algunas precarias que existen en los barrios, que peligran con posibles terremotos. En lo que te daria la razón es que las nuevas edificaciones no van de la mano con ampliación de redes de agua y desague que seguro van a colapsar.

    • Victor (Chacho) Cortés 18 de abril de 2012 a 12:00 am #

      No estoy hablando de casas viejas que se caen a pedazos o son presas de incendios. Edificaciones ¡sí!, de acuerdo. Pero no indiscriminadas. Respetando la zonificación y no cambiándola radicalmente como está ocurriendo. Hasta en San Isidro han piteado por el huaico de edificios que se construyen. Muchos, incluso, sin respetar las normas técnicas, tal como lo ha señalado los colegios de Ingenieros y Arquitectos, y los medios de comunicación: + del 50% de las nuevas edificaciones estàn en esa situación.

  2. Javier Mantilla 17 de abril de 2012 a 7:36 pm #

    ¿Los cambios de zonificación los puede hacer la comuna así de simple? ¿No existen leyes que protejan a las ciudades o distritos de este tipo de “crecimiento”? Algún día puede venir una alcaldesa loca e incompetente, de esas que existen por allí, más por aquí que por allí, y decidir que se pueden construir edificios de 30 pisos en la playa de Punta Hermosa, por ejemplo.

    • Victor (Chacho) Cortés 18 de abril de 2012 a 12:13 am #

      No fue simple. La muni de Lima lo hizo en coordinación con los distritos. Hasta donde recuerdo, San Isidro emitió su ordenanza 1067, Surco la 912, Miraflores la 920, San Miguel la 1098 y así sucesivamente. Incluso, algunos alcaldes hicieron la “consulta” a los vecinos. Pero la decisión final la tomaron Lima y las autoridades de cada distrito. El objetivo sin duda es positivo: que la ciudad crezca vertical y no horizontal (ya hemos crecido bastante, pero desordenadamente). Ahora lo estamos haciendo verticalmente, pero igual de desordenados. A eso es lo que voy.

  3. TITO 17 de abril de 2012 a 7:43 pm #

    DE ACUERDO CON POCHI

  4. fernando vigil 18 de abril de 2012 a 4:26 pm #

    En general lo importante es que se hagan edificaciones nuevas de acuerdo a la zonificacion, por eso coincido en no permitir que se construya sin preveer los servicios basicos como agua, luz y transito, asi como sin tener en cuenta el tipo de viviendas que existen en el barrio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: