La pesada “cruz” de Ollanta

28 Mar

Malas costumbres

Ollanta y Antauro. Difícil relación (web)

Mi. 28 mar. 2012. El presidente Ollanta Humala por fin habló. Aun cuando lo hizo con retraso y para un solo medio de información, eso poco interesa. Lo importante es que después de largo silencio, se pronunció sobre temas controversiales y sobre los cuales la población quería escuchar sus palabras. En particular, sobre las presuntas gollerías en prisión de su hermano Antauro.

Aun cuando el mandatario zanjó con éste cuando dijo que hace tiempo “no comparte ni lo que piensa ni lo que dice” y también descartó le haya otorgado algún privilegio en prisión, éste último sigue haciendo noticia y “aguándole la fiesta” al  jefe de Estado.

Tanto así que el mismo domingo 25 en que se difundía la entrevista al presidente Ollanta Humala, su hermano hacía noticia en otro canal, en el que se revelaba su adicción a la marihuana dentro de la prisión. Y un día después, el lunes 26, éste respondía a un cuestionario de preguntas de un medio escrito y en el cual no solo justificaba su consumo de la polémica hierba, sino calificaba de “guachimán de Palacio” nada menos que al Presidente, vale decir a su hermano.

Ayer también Antauro volvió a emprenderla contra su Ollanta, al afirmar ante los tribunales, en pleno juicio oral  por sus presuntas gollerías en el penal de Piedras Gordas, que para él es una cruz haber hecho presidente a su hermano. “Dicen que tengo gollerías ¿no?, cuando es totalmente todo lo contrario. (Para mi) es una cruz haber hecho a mi hermano (Ollanta) presidente”, dijo.

Así las cosas y a pesar de que como señala el dicho: “a los hermanos y a la familia uno no las escoge”, es claro que para el presidente Humala debe ser muy doloroso tener que soportar especialmente, esta situación de su hermano.

No obstante, por más lamentable que sea  –aparte de la locura que se le puede achacar a Antauro—todo esto es también resultado de lo que el mismo Ollanta ayudó a sembrar, y que ahora se niega, con justa razón, a cosechar. En consecuencia, por más que Ollanta trate de marcar distancia de las posiciones radicales y trasnochadas de Autauro (y está bien que lo haga) como lo hizo el domingo, la sombra de Autauro lo seguirá persiguiendo. Es inevitable. De eso no me queda la menor duda. Y por supuesto, será parte de los avatares que, en su caso, y como Presidente tendrá que saber sobrellevar, probablemente hasta el término de su mandato, como si fuera la cruz del calvario. No le queda otra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: