Humala ¿Prisionero en Palacio?

14 Mar

Malas Costumbres

Presidente Humala (web)

Mi. 14 mar. 2012. El presidente Ollanta Humala parece el prisionero y no su hermano Antauro. Si bien éste último está formalmente en prisión gozando de gollerías, tal como se ha demostrado, Ollanta se ha convertido en el prisionero de Palacio. 

Desde que estalló el escándalo del traslado de Antauro Humala de Piedras Gordas a la cárcel militar Virgen de la Merced –por razones de seguridad que apuntaban más bien a posibles atentados contra sus padres, según se dijo–,  le ha seguido el descubrimiento de un rosario de correos, fotos y grabaciones  que ponen al descubierto la serie de gollerías de las que gozaba en esa prisión y que preludian lo que será su nueva “cárcel dorada”.

En Piedras Gordas no solo lo visitaban sus familiares y correligionarios etnocaceristas, sino también algunas “amigas”. Y, lo que parece probable ahora, empresarios, asesores y simpatizantes, que le dirigían previamente correos solicitándoles ya sea su intervención para aplacar la furia de pobladores contra alguna de sus empresas, mientras otros le pedían recomendaciones para conseguir alguna chambita en el Estado.

Eso antes y durante la campaña electoral. Con mayor razón después cuando su hermano Ollanta se hizo de la Presidencia.

Durante todo este tiempo que ya dura este affaire, el “prisionero” Ollanta no ha dicho absolutamente nada. En una de sus últimas intervenciones públicas, a lo más que atinó es a eludir el tema y dar una respuesta clara. Algo parecido ha sucedido con su esposa Nadine Heredia. Ahora el twitter parece estar malogrado, al menos para este tema.

Es lógico entender que el Presidente debe estar pasando por un momento muy difícil. Pero no precisamente por él o por Nadine. Nada que ver. A diferencia de Toledo, por ejemplo, Ollanta  muestra una personalidad muy distinta: de padre responsable y hogareño. Sin los problemas con Johnny Walker ni Medoly de por medio, etc.

Empero,  como suele decirse, a los hermanos y a la familia uno no los elige.  Pero los hereda. Es ahí donde aparece su hermano Antauro, para aguarle la fiesta y tirarse abajo su alto respaldo de la población. Y, por supuesto, sus padres, difíciles también, que en lugar de ayudarlo le terminan haciendo daño.

Por un momento he tratado de ponerme en los zapatos del presidente Ollanta para entender las dificultades por las que debe estar pasando. Me imagino que le debió costar mucho anteriormente, asimilar que su hermano solo haya conseguido la “rebaja” en la pena de prisión y no su absolución, y que él siendo el Presidente no haya podido darle una “ayudadita”. Bueno, es un decir.

Es sumamente duro y le debe costar mucho –sobre todo tratándose  de una familia muy unida y de carácter fuerte–, imponer su rol de Jefe de Estado. Muy difícil. Sin embargo, el presidente Humala debe entender que no puede repetir nuevamente la historia como sucedió con su hermano Alexis. Que la población le reclama asuma su papel como mandatario del país, que está por encima de los asuntos familiares. Que no escondar la cabeza como el avestruz, sino encare los hechos, acepte errores, corrija y tome medidas.  Lo contrario, es dar pie para que la gente siga especulando y, por esta vía, este problema que ya es un problema político, se agudice y se llegue al extremo del descrédito y se ponga en riesgo hasta la propia gobernabilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: